El problema es el paro

Carta al Director publicada en el diario EL PAIS, 24 de enero de 2011

El título de su informe Las cotizaciones por los empleados ya no bastan para pagar las pensiones contribuye a crear una impresión errónea de que el sistema de las pensiones públicas es inviable, lo cual es erróneo. El problema no es, como constantemente se acentúa, que los beneficiarios pensionistas aumentan sin un correspondiente incremento de los ingresos al sistema de pensiones, sino que en la situación coyuntural de crisis profunda que estamos viendo desde 2007, el número de cotizantes ha bajado considerablemente, como resultado del elevadísimo desempleo. El problema es el paro, no el aumento del número de pensionistas. La viabilidad en la financiación del sistema público depende no solo del número de pensionistas, sino también del número de cotizantes y contribuyentes y del tamaño de las cotizaciones y contribuciones.

España tiene uno de los porcentajes de la población adulta en el mercado de trabajo más bajos en la UE. Si en lugar de 59% de la población adulta que trabaja lo hiciera el 75%, y las cotizaciones fueran mayores, resultado de un aumento de la productividad y de los salarios, y más progresistas, incluyendo mayores cotizaciones por parte de las rentas superiores (que no contribuyen en la medida que debieran), el sistema público de pensiones no tendría ningún problema, aunque el número de pensionistas doblara en 40 años o que el 18% del PIB fuera a pensiones públicas.